Lácteos y deporte

Lácteos y deporte

7097561_ML

Los lácteos son un complemento imprescindible de la dieta del deportista gracias a su aporte en la fase de preparación, competición y recuperación.

Hidratación:

  • Durante la práctica de ejercicio se pierden fluidos. El consumo de leche desnatada tras el ejercicio ayuda a la rehidratación.
  • Los electrolitos presentes en la leche son partículas minerales indispensables para mantener un buen grado de hidratación en nuestro organismo.
  • La leche contiene proteínas y grasas de digestión lenta, que permiten que la absorción del agua y los electrolitos se realice de forma constante.

La leche y los productos lácteos contienen distintos tipos de nutrientes que aumentan la resistencia muscular:

  • Azúcares, que incrementan notablemente las reservas energéticas.
  • Grasas, que permiten aumentar la resistencia en ejercicios intensos.
  • Proteínas, que incrementan la captación de azúcares, aumentando aun más la reserva energética.
  • Vitaminas, por ejemplo la B12. Es uno de los principales nutrientes que contribuye a la formación de los glóbulos rojos, que intervienen en los procesos de transporte de oxígeno, fundamental para los deportes de fondo.

 Incremento de la masa muscular:

  • Los productos lácteos aportan proteínas que contribuyen al aumento y mantenimiento de la masa muscular.

 Disminución de daños musculares:

  • El consumo de productos lácteos contribuye a la síntesis de nuevas fibras moleculares.
  • El calcio presente en los productos lácteos está implicado en la transmisión nerviosa y la contracción muscular (evitando la aparición de calambres).