El riesgo de dejar de consumir lácteos antes de los 25 años

El riesgo de dejar de consumir lácteos antes de los 25 años

 

El 20% de los menores de 25 años ha reducido o eliminado el consumo de lácteos en su dieta

  • Las modas nutricionales preocupan a los médicos
  • La principal fuente de calcio para el total de la población es la leche

 

Influenciados por los hábitos de otros jóvenes blogueros y gurús de la nutrición, cada vez más jóvenes están reduciendo el consumo de leche y productos lácteos en sus dietas.

Abandonar el consumo de leche antes de los 25 años puede ser perjudicial para la salud, advierten desde la National Osteoporosis Society de Reino Unido. Los lácteos constituyen la principal fuente de calcio para el total de la población.

La última encuesta de la National Osteoporosis Society, organización británica sin ánimo de lucro, de la que se hace eco la BBC y en la que participaron 2.000 personas, revela que el 20% de los menores de 25 años ha reducido o eliminado totalmente el consumo de lácteos en su dieta.

Otro sondeo de la Food Standards Agency británica afirma que casi la mitad de los jóvenes entre 16 y 24 años dice tener intolerancia a la leche y a los productos lácteos -comparado con apenas el 8% de los mayores de 75 años-, pero sólo el 24% de ellos contaba con un diagnóstico médico.

 

Una moda arriesgada

Eliminar totalmente los productos lácteos puede ser dañino para la salud, advierte la National Osteoporosis Society. Las dietas que eliminan el consumo de lácteos pueden ser “una bomba de relojería” para la salud de los huesos de la gente joven, advierten desde la organización británica.

La leche y los productos lácteos, como el yogur o el queso, son importantes fuentes de calcio, necesario para desarrollar unos dientes saludables y unos huesos fuertes.

 

La importancia del calcio antes de los 30

Los huesos están en su punto más ‘fuerte y espeso’ en la edad adulta temprana y su densidad sigue aumentando hasta el final de la veintena.

Es a partir de los 35 años cuando las personas empezamos a perder esa densidad, desvela el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido.

Por eso, la dieta en la edad adulta temprana es tan importante, afirma la profesora Susan Lanham-New, directora de ciencias de la nutrición de la Universidad de Surrey, en Inglaterra.

Para cuando llegamos a los últimos años de la veintena ya es demasiado tarde para revertir los daños causados por una mala dieta y por las deficiencias nutritivas, así que la oportunidad para desarrollar unos huesos fuertes ya pasó“, dijo Lanham-New, que además asesora a la sociedad nacional para la osteoporosis.

Se estima que después de los 50 la mitad de las mujeres y uno de cada 5 hombres desarrolla osteoporosis, una enfermedad caracterizada por el debilitamiento de los huesos que facilita su fractura y puede causar dolorosas roturas de cadera, muñeca o espina dorsal.

La dosis de calcio diaria recomendada por el NHS Foundation Trust para los adultos es de 700 mg, pero para los niños entre los 11 y los 18 años es de 1000mg.

Los lácteos son una fuente fácil de obtener calcio: basta tomar de tres a cinco porciones al día para alcanzar las cantidades recomendadas según la edad.

Un vaso de leche de vaca de 200 ml contiene unos 250 mg de calcio. Un yogur de 100 gr contiene unos 120 mg. 100 gr de queso fresco contiene unos 90 mg.