Qué es la intolerancia a la lactosa

Qué es la intolerancia a la lactosa

33405931_ML

La lactosa está presente en la leche de todos los mamíferos: vacas, cabras, ovejas y el ser humano.

Por norma, el organismo del ser humano es capaz de digerir esa lactosa, gracias a una enzima presente en el intestino delgado llamada lactasa.

Sin embargo, algunas personas tienen una insuficiencia de la enzima lactasa y, por tanto, no pueden digerir correctamente la lactosa. Estas personas sufren intolerancia a la lactosa.

Qué les sucede a los intolerantes a la lactosa

La lactosa digerida parcialmente no se absorbe en el intestino delgado, pasa al intestino grueso sin descomponerse. Ahí empieza a fermentar provocando los síntomas característicos de la intolerancia a la lactosa (dolor e hinchazón abdominal, diarrea, etc.).

Con el 50% de la actividad de la lactasa se puede digerir la lactosa

Es importante saber que aunque una persona no conserve al completo la actividad de la lactasa de su intestino, puede consumir productos lácteos.

A quién afecta la intolerancia a la lactosa

El origen étnico influye en la prevalencia de la intolerancia a la lactasa:

  • Los asiáticos, árabes y africanos son más propensos a esta intolerancia.
  • No es muy común entre los europeos.
  • En España la intolerancia a la lactosa afecta de manera diferente a la población del norte y a la del sur, con una diferencia que oscila entre el 20 y 40%.

Prevalencia de la intolerancia a la lactosa en distintos países:

MapaNutrición-01No es lo mismo la intolerancia a la lactosa que la alergia a la proteína de la leche

Una persona con intolerancia a la lactosa reacciona ante el azúcar presente en la leche (lactosa), pero en menor medida en la leche ya fermentada (queso, yogur). Los síntomas solo afectan al aparato digestivo.

Una persona alérgica reacciona contra la proteína de la leche, por lo que no tolerará ningún producto lácteo. Los síntomas afectan al aparato digestivo (náuseas, diarrea y cólico, igual que en la intolerancia), piel (eczemas, hinchazón, urticaria), vías respiratorias (asma, disfunción respiratoria) y anafilaxis (reacción alérgica repentina y potencialmente grave).