Recordar/cambiar Password
Si quieres darte de alta en el Área Privada, por favor ponte en contacto con FeNIL a través de:  info@fenil.org
Skip to main content

Newsletter de la Asociación de Fabricantes del Yogur y Postres Lácteos Frescos (AEFY) – «El yogur, marcador de calidad de nuestro patrón alimentario» y «El yogur gana relevancia durante el confinamiento»

El yogur, marcador de calidad de nuestro patrón alimentario

 

El yogur es la leche fermentada más consumida del mundo, presente en 8 de cada 10 hogares españoles. Estamos ante un alimento saludable, que puede ser consumido a diario, formando parte de las tres raciones de alimentos lácteos recomendados gracias a su elevada densidad de nutrientes y a su versatilidad. La evidencia científica ha demostrado que las personas que comen yogur regularmente tienden a tener un patrón de alimentación más saludable. Es también un alimento que puede consumirse en cualquier momento del día y muy fácil de combinar con otros, facilitando la introducción en la dieta diaria de las raciones recomendadas de otros como frutas, frutos secos o cereales.

Según los últimos datos revelados por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) el consumo del yogur ha incrementado un 18% durante el confinamiento. Con motivo del Día Mundial del Lácteo que se celebró este 1 de junio, en AEFY hemos querido revindicar el papel que desempeña el yogur como marcador de calidad de un patrón de alimentación saludable.

El yogur está caracterizado por una matriz alimentaria de macro y micronutrientes muy variada que permite aportar al organismo una gran variedad de vitaminas y minerales. Un elevado contenido en calcio de fácil absorción, vitaminas del grupo B, vitamina A y, en menor cantidad, vitaminas D, K y E, junto con otros minerales como el fósforo, el magnesio el zinc y el yodo. Muchos de estos micronutrientes, están implicados en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, clave para los tiempos que corren. El Doctor en Nutrición y Metabolismo, Guillermo Mena Sánchez asegura que “el yogur no solamente es un alimento recomendable a nivel población general para consumo diario, sino que también debería ser el lácteo más destacado por su composición y digestibilidad”.

 La leche fermentada más consumida del mundo

Las leches fermentadas son un tipo de lácteo que se obtiene a partir de la fermentación de la leche por la acción de diferentes microorganismos. El yogur es una de ellas, la más consumida a escala mundial, pero también hay otras como el Kéfir o el Kumis. En el caso del yogur, y por normativa legal, debe obtenerse únicamente a partir del proceso de fermentación de la leche mediante la acción de dos bacterias: Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilusEl estudio del efecto del consumo de este tipo de bacterias sobre la salud ha generado mucho interés en la comunidad científica.

Las investigaciones desarrolladas durante los últimos tiempos no solamente han puesto de manifiesto beneficios concretos del consumo del yogur sobre la salud, sino que también han contribuido a derribar algunos falsos mitos, como el de la grasa láctea. Estudios recientes han puesto de manifiesto que no tienen un efecto perjudicial y, en este sentido, cada vez son más las Guías Alimentarias que están añadiendo el yogur natural entero como una opción saludable, además del desnatado”, apunta Guillermo Mena Sánchez.

Consumo recomendado de 3 lácteos diarios

Numerosas guías alimentarias internacionales recomiendan un consumo de 2-3 raciones de lácteos al día. En esta línea se centra la campaña que está desarrollando la Organización Interprofesional Láctea (INLAC), con el aval de la Federación Española de Nutrición (FEN) y a la que AEFY da su apoyo. La recomendación es de 2-3 raciones al día, si hablamos de niños o adultos, y entre 3 y 4, en el caso de embarazadas, mujeres lactantes, adolescentes, deportistas o ancianos. Dos yogures equivalen a una ración de lácteos.

 

 


El yogur gana relevancia durante el confinamiento

 

El consumo de yogur en los hogares españoles ha aumentado un 18,2% durante el estado de alarma. Han sido meses de vuelta a lo esencial, de establecer prioridades y de (re)adquirir hábitos saludables que habían quedado relegados por rutinas sometidas al vértigo del día a día

Los hábitos de consumo han sido los que más rápido se han adaptado a esta situación, motivados por la necesidad de garantizar una alimentación variada y equilibrada, adecuada para garantizar un adecuado aporte nutricional adaptado a la reducción drástica de actividad y de contacto con el exterior.

Así lo confirman los resultados del barómetro realizado durante el Estado de Alarma por AECOC Shoopperview y 40dB que muestran el protagonismo que ha adquirido el yogur durante este período. Estamos ante uno de los pocos alimentos  que la mayoría de los españoles, un 95%, han consumido durante el confinamiento, junto a la fruta (80%) y la leche (74,6%). Aunque con de forma más ocasional, los consumidores también han tomado otros postres lácteos: un 20,9% los ha hecho cada dos días y un 20,5% menos de una vez por semana.

Además, en la mayoría de los casos, su consumo ha sido habitual: el 41,7% de las personas encuestadas aseguró comer al menos un yogur al día y el 9,5% lo hacía más de una vez al día, garantizando así una de las tres raciones de lácteos recomendadas diariamente.

Desde su posición de producto nutricionalmente adecuado para toda la familia, el yogur ha desempeñado  un rol esencial en el contexto de una dieta saludable. Su versatilidad lo ha convertido, además, en un ingrediente utilizado en múltiples preparaciones culinarias, dándole un papel que ha ido mucho más allá del de un postre saludable o de un tentempié entre comidas.

Desde un aliño para ensaladas, su presencia en cremas, en salsas y en repostería, el yogur ha resultado de gran utilidad para la elaboración de nuestros menús de confinamiento, convirtiéndose en un ingrediente habitual para platos principales en la comida, la merienda o en la cena.  De hecho, el 11,1% de los consumidores asegura que ha aumentado el uso de este producto para hacer sus platos y postres durante el confinamiento; un porcentaje que se suma al 24,3% que ya utilizaba regularmente el postre para cocinar.

La amplia variedad de texturas y sabores que garantizan hoy los yogures elaborados por nuestros productores permiten poner a disposición del consumidor una amplia diversidad de opciones adaptadas a los gustos, hábitos y preferencias alimentarias. De hecho, durante estos meses el consumidor se ha atrevido a probar nuevas variedades de yogur: el 34,7% reconoce que, durante las últimas semanas, ha probado marcas y sabores nuevos.

Estamos ante un alimento  accesible en los lineales y al alcance de todos los bolsillos que se ha convertido en un aliado para la vuelta a una alimentación esencial, contribuyendo así al aporte de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo y nuestro bienestar general.