Europa celebra el 30º aniversario de la protección de los términos lácteos

Europa celebra el 30º aniversario de la protección de los términos lácteos

 

· La European Dairy Association aboga por el uso correcto de los términos lácteos para la competencia leal en el mercado
· “La mezcla única y natural de nutrientes de los lácteos no puede ser igualada por ningún producto de origen vegetal”, Alexander Anton (EDA)

 

Durante los últimos 30 años, la Unión Europea, junto a la  European Dairy Association (EDA), ha proporcionado a los ciudadanos un conocimiento claro acerca de la leche y los productos lácteos, reconocidos como alimentos únicos en su composición nutricional y calidad. Para garantizar las condiciones de una competencia leal entre los lácteos y los productos competidores en el ámbito de la designación, etiquetado y publicidad del producto, la Unión Europea aplicó, el 2 de julio de 1987, una protección específica para las denominaciones de la leche y de los productos lácteos, estableciendo una clara definición que alude a “su origen animal”.

Desde la EDA, aseguran que, hoy en día, esta protección sigue siendo de suma importancia, ya que los lácteos se enfrentan a una competencia desleal de los productos de origen vegetal, que utilizan en su comercialización y publicidad términos reservados por la ley para la leche y sus derivados.

El pasado 14 de junio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció que los productos puramente vegetales no pueden utilizar denominaciones como “leche”, “crema”, “mantequilla”, “queso” o “yogur”, entendiendo que la leche y los vegetales son dos productos diferentes, de diferentes orígenes, composición de ingredientes y valor nutritivo.  Alexander Anton, secretario general de la EDA, ha explicado que “la mezcla única y natural de micro y macronutrientes de leche y productos lácteos no puede ser igualada por ningún producto de origen vegetal”.

“El decreto protege a los consumidores europeos”, ha añadido Anton, que defiende que con un consumidor que debe ser capaz de diferenciar claramente entre los productos lácteos, de origen animal, y alternativas de origen vegetal, “la protección es más necesaria que nunca”.