El impuesto sobre las bebidas azucaradas no debe aplicarse a los lácteos.

 

La medida  incentiva a reducir el consumo de un alimento fundamental en  la dieta

El impuesto sobre las bebidas azucaradas no debe aplicarse a los lácteos.

  • Los lácteos proporcionan hasta un 70% del calcio diario mínimo recomendado
  • Siete de cada diez niños españoles ingieren una menor cantidad de calcio recomendado
  • El gravamen generará una actitud preventiva con consecuentes riesgos para la salud

 

Madrid, 27 de marzo de 2017 Tras la aprobación de la Ley de acompañamiento de los presupuestos de la Generalitat en el Parlament catalán, que incluye un impuesto para las bebidas azucaradas, y entre éstas, las leches endulzadas, batidos de base láctea y bebidas de leche con zumo de fruta, explicamos por qué estas bebidas no deberían estar sometidas a ningún tipo de gravamen.

Desde la FeNIL, la Federación Nacional de Industrias Lácteas, manifestamos nuestra disconformidad con esta medida que incentiva a reducir el consumo de la leche y los productos lácteos, alimentos clave en la alimentación de toda la población en general, y especialmente en la de los niños y adolescentes. Su consumo es tan importante que una baja ingesta de estos productos puede tener como consecuencia riesgos importantes de salud pública.

El gravamen no solo dificultaría el acceso de la población a estos alimentos, sino que puede generar una actitud preventiva hacia los mismos, con la consiguiente multiplicación de enfermedades asociadas, como la osteoporosis.

Los productos lácteos proporcionan entre 40% y 70% de la ingesta diaria recomendada de calcio en una alimentación occidental. De hecho, más del 60% del calcio de la dieta mediterránea que consumimos en España procede de los lácteos; sin perder de vista que el 75% de los escolares consumen cantidades de calcio inferiores a las recomendadas. Son fuentes naturales de proteínas de alta calidad, así como de otros nutrientes esenciales como vitaminas y minerales.

La contribución de la leche y los lácteos en el consumo de azúcar añadido es baja, y éste puede atraer a la población a la conseguir la ingesta recomendada de los mismos. El estudio Anibes, muestra que los lácteos son ricos en nutrientes, aportando menos de un 4% de energía diaria.

El consumo de lácteos no es la causa la obesidad en niños y adolescentes. En el último estudio ALADINO, en el que participaron 10.899 niños en edad escolar (6-9 años), no se encontró ninguna relación entre el consumo de producto lácteos y el incremento de obesidad.

La leche y los productos lácteos tienen beneficios para la salud más allá de su valor nutricional. Aportan nutrientes esenciales que contribuyen al buen funcionamiento corporal, y son importantes para mantener una buena salud en todas las etapas de la vida.

Es importante señalar que la leche y los productos lácteos, contienen azúcares naturalmente presentes como la lactosa, a los que no se debería aplicar ningún tipo de gravamen.

 

Sobre la Federación Nacional de Industrias Lácteas (FeNIL)

La Federación Nacional de Industrias Lácteas (FeNIL) integra a más de 60 empresas del sector, que representan más el 95% de la producción nacional de productos lácteos. Los principales objetivos de FeNIL son promover el consumo de leche y productos lácteos en general por sus cualidades saludables y nutricionales; reforzar la creencia establecida entre el público en general de que los lácteos son buenos y comunicar la diversidad de lácteos existentes en el mercado.